Yoga Las Palmas

So, as you can imagine, I couldn’t wait to start practicing again yoga. Despite I don’t have much time alone to get back on the mat, I try to do something when I can…Here are some thoughts of what I felt practicing yoga after birth for the first time…

THE GOOD AND THE BAD….What nobody tells you:

  • The most strange thing was to do a vinyasa without the big belly: I felt strong, light and powerful…And at the same time so empty…I missed the belly, the practicing together and the connection I used to have with Diego. It felt weird not to think or feel the baby inside. I guess that’s why we are going now to mum and baby yoga classes…;) (Will tell you more in another post).
  • My body wants lots of shoulder openers, very much needed with all the baby holding and feeding.
  • It felt so strange and new to lie on my belly, not really liking it. On the other hand, any pose on my back felt amazing.
  • I felt more flexible and my forward folds were much deeper.
  • My abdominal strenght is gone. It’s a bit frustating after years of Pilates and Yoga. Amazing how fast you loose you core strenght or powerhouse. I hope it gets back to normal as fast as loosing it. Also, the diactasis recti and the c-section recovery are not helping to make it better, as I can’t still do any abdominal work.
  • My belly is fat and fluffy (not so great for a Pilates teacher…Will I ever get back to normal? Will let you know).
  • I can’t do as many poses as I used to, specially arm balances and other fun ones…

 

The best of all these…It’s that I don’t really care! I realized that, despite my body is not the same anymore and I don’t now if it will ever be…The body is just the body and everything is temporary and impermanent. And in exchange for all these, I have now the best thing that life could give me: a super cute and sweet baby, that is teaching me in two months more about myself and life that all the Pilates and Yoga in the world would ever do…So I decided to worry less and enjoy each practice, feel every pose and of course try to be present every moment of the day enjoying it.

————– ESPAÑOL————-

Como muchos imagináis, no podía esperar más para empezar a practicar yoga de nuevo. Y aunque no puedo practicar cada día, aprovecho los ratos libres que puedo para volver al mat…Y quiero compartir con vosotros lo que sentí la primera vez que volví a hacer yoga tras el nacimiento de Diego…

LO BUENO Y LO MALO….Lo que nadie te cuenta:

  • Lo más significativo fue hacer el primer vinyasa sin la enorme barriga: me sentí súper fuerte, súper ligera y poderosa…Y de repente, súper vacía…Eché de menos la barriga (de vez en cuando todavía la echo de menos…), el practicar con Diego, muy juntos, sabiendo que él estaba ahí dentro, sintiendo sus patadas de vez en cuando. Imagino que eso ayudó a que ahora vayamos juntos a yoga para mamás y bebés 🙂 (Os contaré más en el próximo post).
  • Mi cuerpo me pide a gritos muchas posturas para abrir hombros, tan necesitadas con tantas horas de lactancia y cogerle en brazos.
  • Tumbarme boca abajo fue otra de las grandes decepciones, pues no me gustó tanto como pensaba. Sin embargo, Savasana y cualquier postura boca arriba fueron maravillosas.
  • Me sentí mucho más flexible y las posturas como uttanasana o cualquiera del tipo flexión del torso hacia delante eran mucho mejores que cuando estaba embarazada.
  • Mi fuerza abdominal es nula. Es un poco frustrante después de tantos años de Pilates y Yoga ver que no puedes casi ni hacer un roll up o levantarte de la cama sin ponerte de lado como una abuela. Es increíble como se puede perder en 9 meses todo el powerhouse. Espero que igual de rápido que se va, vuelva (cuando pueda volver a hacerlo, porque la diástasis del recto abdominal y la recuperación de la cesárea no me permite empezar todavía a hacer nada de Pilates).
  • Mi barriga está gorda y fofa (no muy apropiado a nivel estético para una profe de Pilates….Me pregunto si volverá a ser como antes…Os informaré de si pasa).
  • No puedo hacer muchas posturas que antes me encantaban, como equilibrio sobre brazos o algunas inversiones, pero espero que poco a poco vaya pudiendo.

 

Y a pesar de todo, o lo mejor de todo…Es que no me importa!!! Me he dado cuenta de que, aunque mi cuerpo no es y no sé si alguna vez volverá a ser el mismo…Es cuerpo es solo el cuerpo. Todo es temporal e impermanente y a cambio de este nueva barriga flácida, tengo en mis brazos a un bebé muy dulce y feliz, que me está enseñando en dos meses más sobre mi y sobre la vida que todo el pilates o el yoga del mundo…Así que…A preocuparse menos de la apariencia física y disfrutar más, cada práctica, cada postura, cada momento con el peque y vivir al máximo cada dia.

Share →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *