Así fue el retiro La Graciosa 2018

Dicen que el segundo hijo es más fácil, que te tomas las cosas mejor, ya que lo has pasado casi todo ya con el primero. No, no espero un segundo. Pero un retiro siempre es como un hijo para mi. 9 meses de gestación…Y a parirlo! Este era mi segundo retiro de yoga. Y sí que es verdad que la preparación fue mucho más fácil. 

Pero, si ya me conoces, sabes que me gusta darle algo de riesgo o interés a todo, así que como quien no arriesga no gana, lo aposté todo para crear un retiro de verdad. Retiro 100%. Y por ello nos fuimos a Pedro Barba, unas casas perdidas a 6km del pueblo principal de La Graciosa. Sin carretera, son coche, sin móvil, sin súper…

Y allá fuimos, cargadas como gitanas en nuestro viaje en 4×4 a Pedro Barba, donde nos encontramos con una casa preciosamente decorada y todas las facilidades posibles. La isla, el mar, el yoga y la rica comida vegetariana que nuestra chef preparaba pusieron el resto para una desconexión total.

 

   

Un día típico fue levantarnos al amanecer, practicar yoga en nuestro muelle de pescadores en frente de casa, rodeadas de agua, pájaros y peces curiosos. Y tras el yoga, un super desayuno yogui, completo, sano y equilibrado. Después teníamos tiempo libre para hacer lo que nos diera la gana. 

   

Uno de los días hicimos una excursioncilla para visitar las playas de La Francesa y Montaña Amarilla. Andamos, nadamos, reímos, comimos nuestra comida takeaway super sana, nos relajamos, leímos…Felices, viviendo el momento. Disfrutando. Al día siguiente nos disponíamos a caminar hasta la famosa playa de Las Conchas pero la lluvia nos pilló a mitad de camino y decidimos volver y quedarnos por Pedro Barba, más playa y relax… 

Por la tardes teníamos una práctica más relajada, o meditaciones guiadas, seguidas de una maravillosa cena vegetariana hecha por nuestra super chef, Cris. 

 

La magia de La Graciosa realmente no tiene palabras para describir. Para mi es un lugar mágico. Un lugar en el que puedo perderme, desconectar, resetear. Donde puedo conectar conmigo misma, planear o replantear. Donde vivir el momento.

Como siempre, los retiros me dejan llena de gratitud y amor, y siempre me enseñan algo. Y estoy muy agradecida de haber podido compartir unos días mágicos con la genial compañía de 6 yoguis que confiaron en mi para embarcarse a la aventura del yoga en La Graciosa. 

El tiempo pasó tan rápido que tuve la sensación cuando volvíamos en el barco de no haber disfrutado al 100% cada momento. Con ganas de más. ¿Repetimos?

About the author: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.