Nada se pierde, todo se transforma

Como diría mi amigo Jorge Drexler, “nada se pierde, todo se transforma”…Porque la vida es un cambio constante. Si quieres evolucionar, tienes que cambiar cosas.  Y qué vértigo da a veces. No sé si es la maternidad o el llevar más de 3 años en un mismo sitio, pero antes ni me hubiera pensado...